miércoles, 2 de noviembre de 2011

Los mitos de un buen descanso nocturno

Nuestro ideal: conseguir dormir como un bebé
 ¿Es cierto que hay que dormir 8 horas?



Pues no. Depende de cada uno. Hay personas que con 7 horas ya tienen suficiente y otras necesitan mínimo 9 horas de sueño para despertarse descansadas. A partir de los 40 años, probablemente vas a dormir menos horas. Antes dormías hasta media mañana después de haber asistido a una fiesta la noche anterior, ahora como muy tarde a las 9 de la mañana ya estás del todo despierta. Lo mejor que puedes hacer es dormir una corta siesta de un máximo de 30 minutos.


Lo mejor es dormir cuantas más horas mejor.


La mayoría de nosotros sabemos que dormir poco no es bueno para la salud. Después de pasar un par de noches en vela, empezamos a funcionar mal. Nuestra capacidad para concentrarnos disminuye, nos olvidamos de la cita con el médico y estamos muy irritables. Quien duerme menos de 5 horas por noche, pierde defensas y se eleva la probabilidad de enfermar , de obesidad y de enfermedades circulatorias y coronarias. Aunque parezca increíble, las personas que duermen más de 9 horas corren los mismos riesgos.


Un poco de vino me ayuda a dormir.


Ya nos gustaría que fuera así, pero: ¡no! Es cierto que mucha gente se duerme con más facilidad si ha bebido alcohol. Lo que ocurre, es que en el transcurso de la noche, uno se vuelve intranquilo y no hace más que dar vueltas en la cama. Esto es debido a las toxinas que nuestro organismo debe eliminar.


No hay que practicar deporte si quieres disfrutar de un sueño tranquilo.


Esto depende del momento en que vayas a practicar. Ciertamente, es mejor que no practiques deporte las 2/3 horas antes de ir a la cama pero está probado que la actividad deportiva ayuda a conciliar el sueño. Para obtener resultados es necesario practicar 3 horas de deporte a la semana durante un mes… el cuerpo debe habituarse al nuevo ritmo y finalmente se notará una mejoría en la calidad del descanso nocturno.


Ver la televisión antes de dormir relaja


¿Cuánta gente hay que tiene un televisor instalado en la habitación? Estudios han dejado muy claro que todo lo que se haga en el dormitorio que no tenga que ver dormir o sexo, interfiere en la calidad del sueño. Simplemente se debe a que ver televisión nos estimula demasiado y hace que nuestro cerebro se mantenga activo. Por otro lado, la lectura (lectura de ocio y no el dossier que se va a comentar mañana en la reunión de empresa!) sí ayuda a relajarse y conciliar el sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, sé respetuoso y se respetará tu opinión.