miércoles, 5 de junio de 2013

Lávate las manos... sin triclosán.


El triclosán es un antiséptico utilizado en productos hospitalarios (soluciones para lavado de manos quirúrgico, jabones para lavado de pacientes) y productos de consumo (desodorantes, dentífricos, enjuagues bucales). Su mecanismo de acción no es muy conocido. El triclosán difunde a través de la membrana citoplásmica bacteriana e interfiere su metabolismo lipídico. En las dosis de uso normales actúa como un biocida, y en dosis menores tiene efecto bacteriostático.

Sirve como desinfectante, conservante o antiséptico y se utiliza frecuentemente en la atención médica y la cría de animales.
Algunos médicos ya recomiendan evitar productos de uso domestico con triclosán (a veces llamado Microban) y Triclocarbán.

Triclosán ha sido vinculado al cancer, los trastornos de tiroides y las 'super barterias' resistentes a los antibióticos.
Debido a su potencia y a la tremenda exposición pública, triclosán está vinculado a la irritación de la piel, toxicidad al hígado y a la inhalación, etc. El triclosán se escurre por el desagüe del consumidor y se va acumulando en las vías fluviales, en algas, la vida acuática y lodos que se extienden en nuestros campos de cultivo.

Triclosan, uno de los ingredientes antibacterianos que encontramos en muchos productos es el foco de una campaña iniciada por una coalición de grupos liderados por  Beyond Pesticides and Food & Wate por sus posibles efectos negativos en la salud humana.

Un estudio, publicado en 2010, que ha sido realizado por unos científicos pertenecientes al Institut Català de Recerca de l'Aigua (ICRA), nos advierte sobre los posibles efectos tóxicos del triclosán y su persistencia en los sistemas fluviales, ya que el proceso de depuración de las plantas de tratamiento del agua no puede eliminarlo.

Damià Barceló, director del ICRA y coautor del trabajo, explica en unas declaraciones a El Periódico de Catalunya que «el triclosán es un bactericida que está presente en la mayoría de pastas dentífricas, enjuagues y desodorantes del mercado. Es un producto muy común, que sobrevive a la depuración del agua y por eso es posible encontrarlo en gran parte de nuestros ríos y muy especialmente en el Ebro y el Llobregat».

El mismo autor añade que «la concentración de este producto inhibe la fotosíntesis de las algas de los ríos y con el tiempo los ecosistemas fluviales afectados pueden acabar muriéndose»[]

El estudio de Veldhoen concluye que bajas dosis de triclosán actuaban como disruptores endocrinos.

«Enviromenatal Health Perspectives», exponen que los jabones antibacterianos que contienen triclosán junto a una mayor exposición a elevados niveles de bisphenol A podrían influir de forma negativa en el sistema inmunológico.

En la página oficial de la Unión Europea encontramos:

El Comité Científico de Seguridad de los Consumidores (CCSC) concluye que, hasta la fecha, no hay pruebas de que el uso del triclosán conduzca un aumento de la resistencia a los antibióticos, sin embargo, es demasiado pronto para afirmar que la exposición al triclosán no deriva en resistencia microbiana en ningún caso, ya que aún no se dispone de información suficiente para hacer un análisis de riesgos completo.

Para mantener el papel del triclosán en el control de infecciones y la higiene, el CCSC solo puede recomendar un uso prudente, por ejemplo, limitándolo a aplicaciones en las que los beneficios para la salud sean demostrables.

De momento: el gran fabricante de productos cosméticos y cuidado personal Johnson and Johnson ha anunciado que va a eliminar varios de los ingredientes químicos considerados potencialmente peligrosos en la composición de sus productos, incluyendo el triclosán. Tienen previsto terminar el proceso en 2015.

Canadá ya ha declarado el triclosán como tóxico para el medio ambiente.

Puedes encontrar más información en los enlaces que te facilito abajo.

El debate queda abierto. Yo, de momento voy a evitar en la medida de lo posible el triclosán ya que me parece evidente que el efecto para nuestra salud es negativo.

Lavar las manos de forma eficaz:

No hace falta lavarlas con un jabón con desinfectante. Este tipo de jabón elimina las bacterias (buenas y malas). Lo más eficaz es utilizar agua y jabón (sin fragancia y sin triclosán). Lo importante y esencial es eliminar la suciedad de nuestras manos.

Fuentes:

http://ec.europa.eu/health/opinions/triclosan/es/index.htm

http://www.ewg.org/research/healthy-home-tips/tip-5-wash-those-hands-avoid-triclosan?utm_source=2013triclosanfull&utm_medium=email&utm_content=first-link&utm_campaign=toxics

http://www.toxies.com/files/Triclosan_esp.pdf


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, sé respetuoso y se respetará tu opinión.